Un antiguo ritual de San Valentín que cualquiera puede hacer

El Día de San Valentín cae el 14 de febrero y originalmente se inició para celebrar el amor, la fertilidad y los nuevos comienzos. Sin embargo, en los tiempos modernos, parece que los verdaderos orígenes del Día de San Valentín se han perdido y muchas personas temen ese día.

De hecho, un estudio realizado por un sitio de citas en línea encontró que hasta el 70% de los solteros se sentían deprimidos el Día de San Valentín y los que estaban en una relación sentían una gran cantidad de «angustia psicológica».

El Día de San Valentín puede crear expectativas y puede amplificar los sentimientos de duda sobre uno mismo, no obstante, si mira hacia atrás a los orígenes, puede ver que esta festividad fue mucho más que simplemente expresar su amor romántico por alguien. Afortunadamente, a día de hoy, los expertos de Alicia Collado pueden recomendarte mágicos rituales para ayudar a aliviar su tensión. Siga leyendo para descubrirlos.

Los orígenes del día de San Valentín

Durante la época pagana, el 13 de febrero se celebraba como la víspera de Lupercalia, una fiesta de primavera y fertilidad que incluía rituales de tener relaciones sexuales, bañarse en sangre, sacrificar animales y quemar pasteles de harina preparados por vírgenes.

El festival fue en honor a Lupa, quien era una loba que ayudaba a cuidar a los niños huérfanos que de otra manera habrían muerto por desnutrición. El día estaba destinado a celebrar la fertilidad y se decía que limpiaría la ciudad de espíritus malignos.

Después del frío y duro invierno, también se dijo que el festival fomentaba una abundante temporada de primavera donde los cultivos crecerían y los animales se aparearían. Todos los rituales que se llevan a cabo en esta época fueron diseñados para ayudar a aumentar la fertilidad y la abundancia, y provocar el inicio de un nuevo ciclo.

No fue hasta que la Iglesia Católica llegó al poder que el día se convirtió en una celebración de San Valentín.

Valentine era un sacerdote católico que en realidad fue encarcelado por ayudar a los cristianos y se enamoró de la hija de su carcelero. Intercambió muchas notas secretas de amor con ella que fueron firmadas con «De tu Valentín».

No pasó mucho tiempo antes de que la celebración de la loba Lupa, se transformara en la tradición del Día de San Valentín. Hoy en día, el Día de San Valentín marca el día más popular para la venta de tarjetas, rosas y chocolates. Pero no es necesario que se deje atrapar por toda esa publicidad.

En su lugar, use este día como un recordatorio para amarse a sí mismo, independientemente de su estado actual. O, si gusta, también puede volver a los tiempos paganos y celebrar el amanecer de la primavera, los nuevos comienzos y la fertilidad pero de un modo más cauteloso, adaptado al siglo XXI.

Un ritual de San Valentín que cualquiera puede hacer

Piense en algo que desee «hacer crecer», podría ser un negocio, un sueño, una relación o incluso su salud. Escriba su intención en una hoja de papel con el siguiente formato:

“Planto esta semilla de _______________ que tengo la intención de ayudar a nutrir y crecer en _______________. Le pido a la Divinidad que me ayude a guiarme para dar los pasos necesarios y que se asegure de que todo se lleve a cabo con la mejor intención”.

Encienda una vela y colóquela junto a un recipiente pequeño con agua limpia. Doble la hoja de papel y mantenla cerca de tu corazón mientras meditas o repites tu intención. Cuando sienta que su intención se ha infundido en el papel, déjela caer en el agua. Salga y plante el papel en el suelo, cúbralo con tierra y vierta el agua por encima.

Deje ir todas sus preocupaciones sobre cómo crecerá su semilla y de un momento de apreciación y agradecimiento al Universo.

Ritual para que la buena energía entre en su corazón y eliminar los obstáculos que se interponen en su vida amorosa

Necesitará:

  • Una vela
  • Una taza de vino, jugo, agua o alguna otra bebida favorita.
  • Una hoja de papel y un bolígrafo

En un espacio seguro, privado y cómodo, coloque los artículos frente a usted. Encienda la vela, siéntese erguido y cierre los ojos. Concéntrese en la llama de la vela con los ojos abiertos o cerrados. Comience a llamar a todas esas cosas dentro de usted que le impiden acceder a esta energía de amor. Pase sus manos por su cuerpo, recogiendo estos obstáculos y arrojándolos suavemente al fuego. Haga esto tantas veces como sea necesario. Ahora es el momento de hacer una promesa. Siga respirando y permita que la promesa surja de su cuerpo, no de su mente. Como gesto de compromiso, tome un sorbo de su bebida y absorba las intenciones del hechizo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *