¿Qué es un Sugar Daddy? Aquí está todo lo que debe saber sobre estos peculiares arreglos

Los tiempos son difíciles económicamente. La tasa de desempleo es una de las más altas actualmente gracias a que la pandemia de COVID-19 ha hecho que millones de personas agoten sus últimos recursos. Por eso, no es de extrañar que algunas jovencitas estén al acecho de un caballero mayor que les ayude con sus finanzas personales, también conocido como Sugar Daddy.

¿Qué es un Sugar Daddy?

Según los diccionarios urbanos de Internet, donde puede encontrar toda la información relacionada a la jerga, un sugar daddy es “un novio que viene con beneficios económicos”. Los Sugar Daddies pueden ayudar a cubrir la colegiatura, las facturas y, con frecuencia, disfrutan dar obsequios a sus parejas. (Otras personas buscan mujeres que les ayuden a cubrir sus finanzas, lo que se conoce como Sugar Mama). La persona en una relación consensuada con un sugar daddy o sugar mama se conoce comúnmente como sugar baby. (Como cualquier relación, el arreglo de un Sugar Baby y un Sugar Daddy debe ser consensuado).

Quizás se pregunte qué ganan los sugar daddies con este tipo de arreglos. Cada caso es diferente, pero para el Sugar Daddy, tiende a tratarse de compañía y / o sexo. Si bien el sexo no es un componente obligatorio de un arreglo de Sugar Daddy / Sugar Baby, la mayoría de las veces, juega un papel importante. A veces también hay una dinámica de mentor / aprendiz, en la que el sugar se siente gratificado por ayudar financieramente a su sugar baby a lo largo de su vida.

¿Cuáles son los tipos de Sugar Daddies?

¡Sí, hay categorías de sugar daddies! La definición de los diccionarios urbanos clasifica a los sugar daddies en tres grupos distintos según la cantidad de dinero que tengan y estén dispuestos a gastar.

  • En el extremo más bajo, está el Splenda Daddy. “Promete colmar a su pareja con dinero en efectivo y regalos, pero a menudo se ve limitado por sus ingresos”, dice la definición.
  • El siguiente es el clásico Sugar Daddy, «que tiene una cantidad presupuestada de fondos que le asigna a su sugar baby de forma semanal o mensual».
  • Luego, por encima de todos, está la crème de la crème: el Honey Daddy. «Sus ingresos no tienen límites y puede mantener fácilmente a varias sugar babies».

Pero conseguir un sugar daddy no es tarea fácil. Muchas personas pueden intentar buscar a estos “proveedores” en sitios en línea sin tener éxito o toparse con demasiados impostores. Sin embargo, los verdaderos sugar daddies existen y están a la espera de su sugar baby.

¿Una sugar baby y una escort son lo mismo?

Las sugar babies tienen mala fama, principalmente por el tema del sexo y cómo está ligado a la relación financiera. Pero las mujeres involucradas en este negocio afirman en que no son lo mismo que una prostituta o una escort, y hay algo de verdad en eso.

La diferencia clave es que una relación Sugar Daddy / Sugar Baby es un arreglo regular consensuado. Mientras que alguien puede contratar a una escort por una noche para asistir a un evento elegante, una sugar baby se encuentra con su sugar daddy varias veces al mes.

Aunque es poco convencional, el arreglo de Sugar Daddy / Sugar Baby es una especie de relación, lo que significa que las mujeres son muy diferentes de una prostituta, sin importar cuán lujosas sean.

¿Son seguras las Sugar Dates?

La realidad es que cualquier relación basada en el intercambio de dinero o provisión material para las relaciones sexuales crea un desequilibrio de poder peligroso y no es una relación sana en lo absoluto.

El sugar, como la prostitución, se alimenta de una población vulnerable y desarrolla un sistema en el que los cuerpos y la dignidad de estas personas se explotan para alimentar la demanda insaciable de los ricos y poderosos.

Las «Sugar Dates» no son seguras y tampoco son un sistema de empoderamiento, es un trabajo intrínsecamente explotador.

Esto es particularmente preocupante cuando se combina con el hecho de que muchas jóvenes creen que este es el camino correcto para ellas, pues no saben o no entienden que se les está tratando como mercancía y que se les está engañando por ser inexpertas y vulnerables. Es vital que este tema no sea “romantizado” y que se aborde adecuadamente para exponer los peligros inherentes de estos arreglos.

No es bueno permitirse ver a las relaciones de Sugar Baby / Sugar Daddy como simplemente “otra forma de tener citas” y, por lo tanto, hacer la vista gorda a las  realidades de explotación que implican para los involucrados y la visión del mundo retorcida que tienen todos estos sistemas de abuso que han sido “normalizados” con las redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *